Queridos Hermanosis, El pasado miércoles 22 de noviembre la adversidad quiso que la casa de nuestro centro se incendiase casi en su totalidad.

Por suerte no hubo daños personales y milagrosamente no afectó a la enorme masa de vegetación.

Carta